ActualidadOtras noticiasParroquia

Enviad vuestros hijos a la catequesis parroquial

Acaba de empezar un nuevo curso académico y los padres tenéis, sin duda, mucho interés en que vuestros hijos asistan a clase. Es natural, pues vuestro papel de padres no concluye con traerlos a este mundo. Sí, los hijos necesitan entrar en un proceso educativo que dura años. Necesitan aprender a situarse en el mundo, a relacionarse con los demás y a incorporar a sus vidas una serie de valores que les harán madurar como personas.

Pero no olvidéis que, además, vuestros hijos están bautizados, y lo están a petición vuestra; y que ese día os comprometisteis expresamente a educarlos en la fe cristiana.

Pues bien, en las parroquias, a partir delmes de octubre, se imparte la correspondiente catequesis a los niños según sus diferentes edades. Es un servicio importante que brindan a los padres cristianos, para ayudarles en la delicada tarea de educar en la fe a sus hijos.

EDUCAR AL NIÑO EN LA FE CRISTIANA

Lo que se pretende con la catequesis es educar al niño en la fe cristiana. Que el niño vaya descubriendo a Jesucristo y su mensaje salvador, que se entusiasme con él y trate de imitarlo. Una tarea delicada y hermosa que realizan en la parroquia los catequistas. Una tarea que suelen realizar con entusiasmo y alegría, sintiéndose instrumentos del mismo Cristo en la gran misión de evangelizar a la humanidad.

Pero la catequesis parroquial tiene otra importante función de cara a los niños: hacer que éstos vayan descubriendo también el sentido comunitario de la vida cristiana; que no somos cristianos aisladamente, sino que estamos integrados en una comunidad de hermanos a la que llamamos Iglesia.

NO ES SUFICIENTE LA CLASE DE RELIGIÓN

Hay padres que ponen como excusa para no enviar a sus hijos a la catequesis parroquial el hecho de que ya tienen clase de religión en el colegio. Pero esto no vale. Una cosa es la clase de religión y otra distinta la catequesis. Las dos sonmuy importantes, sin duda, pero son distintas. En la clase de religión el profesor transmite al alumno conocimientos y cultura religiosa. Se pretende —dicho en lenguaje popular— que sepa cosas sobre la religión cristiana. En cambio, la catequesis va más allá: además de transmitir al niño unos conocimientos, trata de llevarlo a vivir la fe cristiana, a que la exprese en su vida de cada día y a que se sienta miembro de una comunidad creyente. Son dos planteamientos distintos. Por consiguiente, padres, enviad vuestros hijos a la catequesis parroquial y manteneos en contacto frecuente con el sacerdote de la parroquia y con los catequistas de vuestros hijos.

Publicado en Pobo de Deus Nº 830