ActualidadNoticiasParroquia

Campaña Contra el Hambre en el Mundo

El domingo 10 de febrero la Iglesia católica celebra la Campaña contra el Hambre en el Mundo.

Ese día las colectas que se hacen en las diferentes celebraciones litúrgicas van íntegramente destinadas a este fin.

BREVE HISTORIA DE ESTA CAMPAÑA

La campaña contra el hambre nació en el siglo pasado por iniciativa de mujeres católicas. Hoy se celebra por todo el mundo, es una jo nada internacional. En España concretamente es la Iglesia católica la que promueve y garantiza la distribución del dinero que se recauda, a través de la organización Manos Unidas. Una consigna que Jesús dio a sus discípulos fue ésta: ser luz del mundo y sal de la tierra. Luz que ilumina y orienta, sal que impide la corrupción de costumbres. Han pasado ya más de veinte siglos desde que Jesús dio esta consigna a sus discípulos ; y desde entonces a hoy, aunque el mundo ha mejorado en tantos aspectos, el pecado de injusticia sigue muy presente en la humanidad .Una muestra evidente la tenemos precisamente en los millones de personas que pasan hambre en el mundo, habiendo como hay medios suficientes par a todos, pero que están injustamente distribuidos: mucho para unos y nada para otros.

TRES TIPOS DE HAMBRE EN EL MUNDO

Las mujeres católicas que promovieron esta campaña señalaban tres tipos de hambre en el mundo: hambre de pan, hambre de cultura y hambre de Dios. Hay hambre de pan: Es triste y vergonzoso que, en estos tiempos de tanto progreso, millones de personas pasen hambre e incluso mueran de hambre. Entre ellas muchos niños inocentes. Sin embargo, gracias a esta campaña, ha mejorado mucho la situación: miles de hectáreas desérticas son hoy campos fértiles, se han abierto miles de pozos para regar las tierras y se han puesto en manos de esos

hermanos, víctimas del hambre, medios modernos para que ellos mismos sean protagonistas de su propio desarrollo. Hay hambre de cultura: Los seres humanos, además de alimentar el cuerpo, necesitamos instruir y educar nuestra mente y nuestra voluntad. Hoy en el mundo sigue habiendo millones de personas analfabetas. La cultura dignifica a las personas y pone en sus manos medios para ser ellas mismas artífices de su propio desarrollo y progreso. Hay hambre de Dios: También esta hambre es muy importante. Los pueblos del Tercer Mundo son muy religiosos, pero necesitan , en muchos casos, conocer al verdadero Dios, al Dios que Jesús nos mostró, al Dios q e es Amor, al Dios que es Padre de todos y que quiere que todos vivamos como hermanos .Dios no quiere que se discrimine a nadie por el color de su piel o por su bajo nivel cultural. Dios manda respetar y defender los derechos de todas las personas.