ActualidadNoticiasParroquia

“Desde hoy serás pescador de hombres” (Luc. 5,10)

Una pregunta que, a veces, nos hacemos, es ésta: ¿Qué debo hacer para ser un buen cristiano, un buen discípulo de Cristo? La respuesta nos la da el mismo Jesús valiéndose de la pesca milagrosa y de las reacciones que tuvo Pedro ante este singular acontecimiento. Para ser un buen cristiano no hace falta ser un gran talento o tener una buena presencia física u otras cualidades naturales que destaquen. Hace falta hacer lo que, en este caso, hizo Pedro.

a. – Se fió de Jesús. Pedro era un pescador con experiencia, conocía bien su oficio; sabía que la noche era el mejor momento para pescar, pero sabía también que, en esta noche pasada, la pesca había sido un fracaso, no habían cogido nada. Sin embargo ahora Jesús, que no era pescador de oficio, le dice —en pleno día—que eche la red. La cosa tuvo que extrañarle a Pedro, pero se fió totalmente del Maestro y echó la red. He aquí una cualidad fundamental del verdadero cristiano: fiarse de Dios, y fiarse siempre. Pero fiarse de Dios no es cruzase uno de brazos y dejar que Dios resuelva todos los problemas que la vida nos presenta. Dios nos ha dado la inteligencia y una serie de cualidades naturalespara que nosotros mismos encontremos solución a muchos de estos problemas. Esto hay que tenerlo en cuenta, pero sin olvidar algo fundamental: esa actitutd constante de confianza en Dios; fiarnos de su palabra, de sus promesas, de sus mandamientos, de su presencia amorosa en nuestras vidas y en la historia del mundo. Quizá no siempre veremos, aquí en la tierra, la solucción que todos deseamos a ciertos problemas que la vida nos presenta; la veremos más allá, en la morada eterna. Sí, fiarnos siempre de Dios, confiar en Él, es una actitud que no debe faltar en la vida de un cristiano.