ActualidadNoticiasParroquia

Vivamos la Cuaresma

Nos hallamos en tiempo de Cuaresma; un tiempo de cuarenta dias que se inició el pasado seis de marzo con un rito sencillo pero muy significativo: la imposición de la ceniza.

“CONVERTÍOS Y CREED AL EVANGELIO”

El mensaje que nos transmite a los cristianos este tiempo está expresado en las palabaras que el sacerdote dice al imponernos la ceniza: “acuerdate de que eres polvo y al polvo has de volver“, o éstas otras: “Convertíos y creed al Evangelio“.

La primera fórmula es una invitación a la humildad, a ser muy realistas en la manera de valorar las cosas, desechando siempre la mentira y la vanidad. Porque, ni la belleza corporal, ni la buena salud física, ni el dinero y las alhajas, ni los aplausos y la popularidad, ni el poder y la fama deben extraviar nuestro corazón. La Cuaresma nos invita, por tanto, a hacer revisión de nuestras vidad a la luz del Evangelio, a mirar mucho hacia la persona de Jesucristo, nuestro maestro, e imitar su vida. Curiosamente Jesús, antes de iniciar su vida pública, se retiró 40 días al desierto y allí vivió dedicado a la oración y a la penitencia.

La Cuaresma, que también dura 40 días, es para el cristiano un tiempo en el que debemos intensificar nuestra vida de oración, nuestro trato personal con Dios a imitación de Jesús. Pero en el desierto Jesús se dedicó también a la penitencia. Sí, la penitencia es otro importante valor que el cristiano debe incorporar a su vida. Hacer penitencia es cultivar la austeridad, es valorar las cosas guidados, no por el egoísmo sino por los criterios del Evangelio; es, en definitiva, cambiar mi forma de vivir: si soy vengativo y rencoroso, si critico mucho al prójimo, si incordio en la familia, entre los vecinos o entre los compañeros de trabajo, si no soy honrado en mis negocios ni comparto mi pan con el hambriento… debo cambiar y hacer caso al Evangelio, que es palabra de Dios.

Todo esto nos recuerda esa ceremonia tan sencilla de la imposición de la ceniza al comenzar la Cuaresma.