ActualidadEducaciónNoticiasParroquia

Afirmación de Fe en Navidad

María y José de Nazaret abrazaron al recién nacido
mientras el abrazo de Dios arropaba el mundo.
Las gentes de Belén se acercaron al pesebre
cuando la cercanía de Dios era absoluta en la historia.
Los sencillos se arrodillaron para ver al niño
en el momento en que la ternura de Dios todo lo inundaba.
Los poderosos y ambiciosos quedaron desconcertados
al quedar manifestado el poder de Dios como servicio.
Los extranjeros reconocieron el lugar al que dirigirse
el dia en que todos los caminos conducen al amor de Dios.
El universo se llenó de luz, se colmó de vida, se mostró en verdad
al tiempo que la vida auténtica Dios disipaba nuestras tinieblas.
Jesús, tú que naciste hace dos mil años como Palabra y Carne de Dios,
nosotros te recibimos hoy,
como abrazo, cercanía, ternura, servicio y vida del Dios Amor.