ActualidadNoticiasParroquia

Cuaresma y alegría

La Cuaresma, ¿debe ser triste y gris?.  Cierto que es un tiempo para darnos cuenta de que necesitamos  la Palabra de Dios como el pan que comemos cada dia; para rehacer las relaciones  con los que tenemos alrededor;  para reconocer  y corregir los errores individuales y colectivos y rehacer los caminos, sobre todo hacia los más necesitados; para perder, sufrir, morir, y así todos puedan  ganar,disfrutar, vivir; para  darnos cuenta de que no llegamos a Dios solos, sino con y a través de los demás  los que amamos  y los que no conocemos de nada, pero que nos salen al encuentro.
 Este camino conduce a la Pascua y a la nueva creación. Cuando el joven Benito vivia como un ermitaño recibió la visita de un sacerdote vecino  que decidió compartir su comida el dia de Pascua. Benito, desconociendo el dia que era, lo recibió diciendo: “Sé que es Pascua porque he merecido verte”.
La comunión con Dios pasa  por el encuentro con los hombres y mujeres que nos rodean. Y es un camino que debemos recorrer con ganas, con un deseo vivo,  con una fe alegre, y no con tristeza,  acritud o a regañadientes. Así, nuestra vida puede ser una observancia cuaresmal, un camino lleno de alegria hacia la santa Pascua.