ActualidadCelebracionesParroquia

2º Domingo de Cuaresma

La Eucaristía, viático hacia la Pascua.

A nosotros, para animarnos en nuestro camino, no se nos aparece Jesús, rodeado de Elías y Moisés en el monte de la transfiguración; pero sí nos sale al camino, como a los discípulos desanimados de Emaús, ofreciéndonos el alimento de la Eucaristía, el alimento de su Palabra y de su Cuerpo y Sangre. La Eucaristía, una Pascua concentrada, es nuestro “viático” para el camino, para que, recibiendo como alimento al mismo Señor Resucitado, vayamos asimilando su Vida y su Alianza Nueva.