ActualidadParroquia

Misal Dominical

VIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

“ANDAR EN LA VERDAD”

El orgullo, la autosuficiencia, el afán de poder y por los primeros puestos es la moneda más apreciada del mundo. No es la moneda para entrar en el Reino de Dios. El humilde, en cambio, se granjea el aprecio de los demás y el favor de Dios (1ª lectura).

Jesús enseña que quien se humilla delante de Dios y respeta al prójimo será enaltecido (Evangelio).

Dios abre las puertas de la ciudad de Jerusalén a los humildes y pobres de corazón (2ª lectura).