ActualidadParroquia

Misal Dominical

VIGÉSIMO QUINTO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

“LA GENEROSIDAD QUE DESBANCA LA AMBICIÓN”

Los profetas, Jesús y los apóstoles denunciaron el afán por las riquezas. El profeta Amós recrimina la corrupción de su tiempo. El amor al dinero conduce a cometer graves injusticias, cuyas víctimas son siempre los pobres (1ª lectura).

Jesús invita a conseguir la verdadera libertad sirviendo a Dios y no al dinero (Evangelio).

Para servir a Dios, por encima del dinero y del poder, es preciso orar con las manos alzadas y limpias de ira y divisiones (2ª lectura).